Abogados de franquicias - Consultores de Franquicias : Abogado de empresas

Abogado de franquicia

Como abogados expertos en franquicias nuestro trabajo se desarrolla sobre uno de los sistemas de organización empresarial más recientes. De hecho, la franquicia se encuentra en pleno desarrollo legislativo aún, por lo que el ejercicio de esta área del derecho mercanti requiere de una mayor experiencia y especialización en el sector y su realidad.

El éxito económico y en el mercado de la franquicia es indiscutible y a pesar de contar con unas pocas décadas de historia en la economía moderna ya se presenta como una de fórmulas con mejor futuro en los próximos años.

Por otra parte, desde un punto de vista jurídico, la franquicia es una fórmula muy compleja y llena de especialidades, aunque precisamente esto es lo que la hace tan interesante para los profesionales que nos dedicamos a su estudio y desarrollo.

Para comprender correctamente la franquicia debemos ampliar su estudio, no sólo a la relación franquiciador y franquiciado, sino a todo el espectro íntimamente ligado; ya que esta relación entre ambas partes se verá afectada en sus acuerdos por otros terceros como arrendadores, empleados, socios, proveedores o clientes y toda la legislación mercantil, civil, laboral, procesal, penal, fiscal, LOPD, LCU, Propiedad Intelectual y otras leyes especiales vigentes, además de los criterios orientadores de los códigos deontológicos europeos y de la propia normativa europea de aplicación.

Con esto el contrato de franquicia muestra su naturaleza heterogénea y compleja, no sólo por el cumplimiento de todo lo expuesto, sino además, por su gran implicación con aspectos económicos y financieros. Por ejemplo, pactar un porcentaje de royalty u otro, jurídicamente no especial complejidad pero económicamente pueden suponer miles de euros y la diferencia entre beneficio o pérdida tanto para franquiciadores como para franquiciados.

Junto a lo expuesto no debemos olvidar que la relación de franquicia tiene como uno de sus objetivos principales la transmisión del “saber hacer” y que este se modificará y se adaptará al mercado durante la relación. Además otros elementos esenciales en el negocio como la fijación de proveedores, la política de precios o la formación, también se verán modificados.

Por todo ello el contrato de franquicia no sólo debe recoger el acuerdo tal y como se desarrollará en la firma sino que deberá prever también como incorporar esas futuras modificaciones dentro del ámbito de ese acuerdo.

Como conclusión podemos establecer que la franquicia es una sólida fórmula de expansión empresarial que ha demostrado su gran capacidad de éxito y que cuenta con un gran futuro.

Y precisamente por su desarrollo comercial y por relacionar a diversos empresarios, proveedores y consumidores en un mismo escenario debe de desarrollarse bajo una firme base legal, económica y financiera basada en la legislación y la experiencia; por ello los servicios legales como abogado de franquicias deben contemplar aspectos legales de todos los órdenes jurisdiccionales, aspectos económicos y financieros, de publicidad y comunicación y una visión global y experimentada del sector.