Abogados de franquicias - Consultores de Franquicias : Abogado de empresas

Proyectos de Franquicia

¿Es la franquicia la mejor opción para mi negocio? ¿Por qué desarrollar un proyecto de franquicia? Y además, ¿cómo y con quién hacerlo?

Por mi experiencia los empresarios se preguntan por la expansión en franquicia cuando cuentan con un negocio de éxito, una imagen que los identifica, con clientes satisfechos y un saber hacer con el que pueden, y quieren, formar a otros para que dirijan nuevas unidades de negocio siguiendo el camino del éxito ya emprendido.

Si se encuentra en esta situación, la franquicia puede ser una de mejores fórmulas para acometer una importante expansión con una inversión moderada y junto a un equipo comprometido con su negocio, ya que de los resultados de su esfuerzo dependerán sus propios ingresos y el valor de su patrimonio.

Sin embargo, desde un punto de vista jurídico, la franquicia no es la única estructura legal disponible, el uso común de marca o los contratos de comercio asociado también pueden ser opciones válidas según el caso. Ante la duda lo mejor es consultarnos a los abogados expertos en franquicia y redes para determinar la mejor opción.

Si la opción, a este punto, es la franquicia ¿por dónde empezar? será la siguiente cuestión que se planté.

Personalmente he tenido la oportunidad de participar en más de 250 proyectos de franquicia, fruto de los trabajos desarrollados en la Consultora de Franquicia Grupoius, para sectores tan diversos como el retail,  belleza, peluquería,  inmobiliaria, salud, servicios personales o servicios profesionales y la conclusión es firme; toda franquicia debe comenzar por la creación de un sólido Proyecto de Franquicia.

El proyecto de franquicia será la piedra angular desde la que se soportará todo el proyecto de expansión.

No cometa el error de basar el proyecto sólo en argumentos comerciales. El fin último de toda franquicia es su expansión, pero para poder acometer con éxito la creación de la red y la supervivencia de la misma, el Proyecto de Franquicia debe realizarse con una base rigurosa de carácter legal, financiero, comercial, de gestión y de formación.

De este modo los contratos serán firmes y exigibles, las previsiones económicas se corresponderán con la realidad del mercado y serán verdaderas guías para prever el capital necesario y los objetivos de facturación y beneficio y la enseña contará con manuales de gestión y formación veraces y útiles que fidelizarán a franquiciados y clientes.